LA INFANCIA SIN DERECHOS

Publicado por admin | en Noticias | el 28-11-2016

0

Uno de cada tres menores españoles estaba en riesgo de exclusión social en 2015

Los expertos en derechos de los menores coinciden en que la pobreza es el gran reto de la infancia en España. Uno de cada tres niños españoles estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en 2015 — la quinta tasa más alta de la Unión Europea—, según los datos publicados esta semana por la agencia comunitaria de estadística Eurostat, antes del Día Universal del Niño, que se celebra este 20 de noviembre. En concreto, 2,9 millones de menores de 18 años, un 34,4% del total, se encontraba en esta situación el año pasado, una cota por encima de la media europea (26,9%).

Son niños que no pueden comer carne, pollo o pescado tres veces a la semana, ni mantener la vivienda en una temperatura adecuada. Sus padres tienen dificultad de pagar el alquiler y no pueden afrontar gastos imprevistos, como comprar medicinas para tratar una enfermedad. No tienen teléfono, ordenador o televisión en color y, para ellos, las vacaciones no existen. Esos son los indicadores que construyen el perfil de la pobreza infantil en el país.

La inversión pública en protección a la infancia, de 1,3% del PIB, no alcanza la media de los países comunitarios, que se sitúa en el 2,4%. La ONG Save The Children denuncia que entre 2014 y 2015 el número de niños en situación de pobreza extrema aumentó en 80.000. “Nos preocupa que el ajuste fiscal perjudique todavía más a los niños. Los países que han tenido éxito se han tomado la pobreza infantil como un asunto de Estado y lo han corregido en el plazo de una legislatura”, afirma Andrés Conde, director general de la ONG y miembro del comité español de Unicef.

El Congreso de los Diputados aprobó en marzo la creación de una Comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia, pero los especialistas y organizaciones cobran un pacto que permitiera aumentar progresivamente la inversión en protección social, hasta llegar a la media europea, y un fondo social para tiempos de crisis. “Es lo que se hizo con las pensiones”, explica Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles.

Clara Martínez, directora de la Cátedra Santander de Derecho y Menores, defiende que hacen falta más que políticas asistenciales para cambiar ese panorama. “Hay ofrecer protección integral a las familias y combinar las ayudas económicas con políticas energéticas, urbanísticas, educativas. Es la única manera de romper el ciclo de transmisión de la pobreza”, afirma.

Otros retos

Mientras que España dedica un 3,7% del PIB a los centros educativos, otros países de la UE invierten un 4,8%. El porcentaje nacional es inferior al que gastó el país en 2008, según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Para Andrés Conde, los recortes han sido la causa de que el país se convirtiera en líder europeo en abandono escolar temprano. “Aquí la educación no está actuando como ascensor social”, lamenta.

“El derecho de ir a la clase no es igual para todos. La educación tiene que ofrecer una solución adecuada a cada niño. El sistema tiende a echar, por ejemplo, los que tienen discapacidad, trastornos de conducta o dificultad de aprendizaje”, afirma Clara Martínez.

La jurista y los demás expertos hacen hincapié en que la garantía al acceso a un desarrollo educativo integral tiene que ver con el derecho a la convivencia familiar. Aldeas Infantiles denuncia que cerca de 42.867 niños no pueden vivir con sus familias por diferentes motivos y un número indeterminado está en riesgo de perder el cuidado parental. Martínez señala que la principal dificultad en ese aspecto es que además de la Ley de Protección a la Infancia, cada comunidad autónoma tiene sus propias directrices. “No todas son igual de claras y no todas priman el acogimiento por la familia extensa (tíos o abuelos), que sería la mejor alternativa”, explica.

Participación infantil

Martínez señala la participación política como otros de los derechos olvidados de los menores. La experta defiende que hay que dar una “autonomía progresiva” a los pequeños para que tengan posibilidad de actuación en los temas que les afectan directamente. En ese sentido, España avanza en la formación ciudadana de los niños: 170 municipios participan en el programa Ciudades Amigas de la Infancia, de Unicef, que enseña a los pequeños a plantear problemas y soluciones en sus comunidades.

Los niños y adolescentes se reúnen en Consejos de Participación para hablar de los temas que consideran prioritarios en sus vidas, como la educación. “Lo que más nos preocupa es el acoso escolar. Queremos que se trabaje ese problema no solo en los colegios, sino también en casa, desde pequeñitos, y con los médicos, por ejemplo, para saber si un niño tiene algún problema de adaptación”, pide Edita, de 16 años, miembro del Consejo de Castelo, un pueblo gallego.

En Carbajosa de la Sagrada, en Salamanca, el Consejo Infantil ha logrado que el Ayuntamiento pusiera buzones en los colegios para que los niños opinen sobre las decisiones de mejora del pueblo. “Hay que hacer eso porque los políticos no se acuerdan de cuando fueron niños, entonces no saben que es lo que queremos”, dice Andrea, de 11 años.

Fuente: Noticias “Diario El País”

Link: http://politica.elpais.com/politica/2016/11/18/actualidad/1479464373_787121.html

BORRACHOS A LOS 13 AÑOS

Publicado por admin | en Noticias | el 28-11-2016

0

Al menos 5.000 menores fueron atendidos por abuso de alcohol en urgencias en 2015. “Es solo la punta del iceberg de un problema que se agrava”, advierten desde Sanidad

—     ¿Me da una botella de ginebra, por favor?

—     ¿La quieres grande o pequeña?

La persona que se dispone a comprar el licor es una adolescente de 14 años. Menuda, morena, sin pintar, con brackets en los dientes y el pelo recogido en una coleta, Laura aparenta los años que tiene. Ni uno más. Quizá incluso alguno menos. A pesar de ello, le resulta muy fácil conseguir un viernes por la noche cuatro litros de cerveza, dos de vino, una botella de Martini y otra de ginebra. Si hubiera querido, podría haber logrado un arsenal de bebida que tumbaría a cualquier bebedor empedernido.

En cinco establecimientos del centro de Madrid —dos de grandes cadenas de supermercados y tres de alimentación regentados por ciudadanos chinos— le vendieron alcohol a una menor de aspecto aniñado sin pestañear. Al pasar por caja nadie le pidió el DNI. En algunos, como el de la ginebra grande o pequeña, tenían el alcohol detrás del mostrador, por lo que tuvo que pedirlo directamente a los dependientes, que se lo dieron sin problema. Solo en tres tiendas —también regentadas por chinos— se negaron. “Es por la niña que murió, ¿sabes?”, argumentó la dueña de un local. “No quiero líos”. Se refería a la menor, de 12 años, fallecida el pasado 1 de noviembre por un coma etílico en San Martín de la Vega (Madrid).

Menores que acaban en el hospital

El fallecimiento de la niña ha causado una gran alarma en una sociedad con una gran permisividad hacia el consumo y la venta de alcohol a menores. Los expertos sanitarios aseguran que casos tan graves y con desenlace fatal son aislados, pero los datos muestran una realidad poco tranquilizadora: al menos 5.000 menores fueron atendidos por intoxicación etílica en 2015 por los servicios de urgencias en España, según información recabada por este periódico de las diferentes consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas.

El número total es sin duda mucho mayor. No todas las regiones recogen estadísticamente el número de menores borrachos que acaban en una ambulancia, hospital o centro de salud. Y, cuando lo hacen, algunas registran la cifra de chavales atendidos en todas las urgencias mientras otras refieren solo las urgencias hospitalarias o solo las extrahospitalarias. Algunas registran a todos los menores y otras solo a los menores de 15, o solo a los mayores de esta edad. Además, cada hospital recoge los datos de una forma distinta.

“Sería esencial crear un indicador nacional para hacer una radiografía correcta”, afirma Francisco de Asís Babín, delegado para el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad. “Esos 5.000 menores son solo la punta del iceberg. En esa cifra son todos los que están pero no están todos los que son. Los que llegan a urgencias y no aparecen en las estadísticas son muchos, y muchos más los que precisarían ayuda médica pero se quedan solos y desprotegidos esperando a que se les pase la borrachera”.

Cuando aterrizan en el instituto

El paso al instituto, a los 12 años, es un momento delicado. Laura explica que notó un cambio muy grande. En el colegio nadie salía de fiesta. En la ESO los chicos empiezan a sentirse mayores, a relacionarse con algún que otro repetidor, y a querer hacer vida adulta, lo que para muchos implica beber. “Normalmente la gente empieza a ir a las fiestas de los pueblos, y allí hay mucho alcohol y chicos mayores”, cuenta. Así empieza a aparecer una nueva forma de ocio y las botellas llegan al parque al que hasta hacía bien poco solo iban para jugar al fútbol o al baloncesto.

Miguel Rodríguez se encuentra en el hospital a los que peor acaban un viernes o sábado por la noche. Muchos, provenientes de estas fiestas de pueblo en las que los más pequeños se inician con el alcohol. Rodríguez es médico residente de pediatría del Hospital Puerta de Hierro de Madrid y lleva cuatro años atendiendo servicios de urgencias pediátricas —menores hasta los 16 años en la Comunidad de Madrid, hasta los 14 en otras—. Muchas veces son muy pequeños, de 12, 13 y 14 años, los que llegan solos al centro, en ambulancia.

“Suelen ser los amigos los que llaman”, explica. “Se asustan porque ven al chaval mal, que empieza a vomitar mucho o se duerme y no logran despertarlo, y deciden avisar. Pero no es raro que después se vayan y lo dejen solo en la calle para que los sanitarios no les hagan preguntas. Tampoco es excepcional que los compañeros de fiesta se desentiendan y no avisen a nadie. En ocasiones llegan chavales hipotérmicos que se han quedado solos dormidos en un banco de la calle en pleno invierno. El alcohol no solo es peligroso por el efecto directo sobre el organismo, sino por lo que puede suceder a un adolescente borracho que no tiene quien le ayude”.

No es lo habitual, pero en cuatro años ha visto varios casos de comas etílicos en menores de 16 años, y alguna muerte. “Es un drama. Jóvenes sanos con toda la vida por delante que pueden perder la vida por haber bebido más de la cuenta. No tiene ningún sentido. Y todo enmarcado dentro de una gran permisividad social”.

Más borracheras que hace 20 años

Cerca del 80% de los chavales de entre 14 y 18 años ha bebido alcohol, según la Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España 2014-2015, elaborada por el Ministerio de Sanidad. La edad media de inicio está en los 13,9 años. Un 33,4% de los chicos y un 31% de las chicas habían tenido durante los 30 días anteriores a la encuesta algún atracón de alcohol (cinco copas o más) y el 22,2% se había emborrachado. Seis puntos más que en 1994. Y la mayoría no necesitó ningún intermediario para comprar las bebidas: lo hizo directamente en alguna tienda en la que nadie le pidió la documentación.

El delegado del Plan Nacional sobre Drogas, Babín, considera que el problema es grave y va en aumento. “Necesitamos abrir un debate social sobre una situación enormemente dañina para el desarrollo y la salud de nuestros menores”, señala. “Las encuestas nos dicen que el consumo en general entre menores va disminuyendo, pero el consumo de riesgo, con atracones y borracheras, aumenta. Y los menores empiezan a beber cada vez antes. La sociedad tiene que concienciarse y las leyes tienen que cumplirse. No podemos seguir siendo tan permisivos”.

La forma de empezar a beber ha cambiado notablemente en España en las últimas décadas. “Antes el primer consumo de alcohol se hacía en casa, con eso que ahora suena tan salvaje de dar a los niños pan con vino y azúcar de postre”, señala el sociólogo Artemio Baigorri, profesor de la Universidad de Extremadura. “Era un elemento de nuestra cultura y el alcohol se iba introduciendo poco a poco. Ahora lo aprenden con sus iguales y dentro de un modelo globalizado: los países del norte han incorporado nuestro botellón y nosotros, sus atracones. Está mal visto que los padres eduquen en el alcohol a los hijos pero las familias les dan dinero y un móvil con 13 años y no controlan lo que sucede después. Es una gran hipocresía”.

Lo que dicen los padres

La tolerancia hacia el alcohol alcanza a todos: familias, instituciones, empresas… “Los padres tienen reacciones muy distintas cuando les llamamos para avisarles de que su hijo está en urgencias y borracho”, relata el pediatra Rodríguez. “Algunos se enfadan mucho con los chavales y les echan una bronca de escándalo, otros son más comedidos, otros dicen que a quién no le ha pasado algo así de joven y minimizan lo ocurrido, algunos hasta se ríen…”.

“En general, socialmente se le da poca importancia”, opina. “Si ves a un chaval de 13 años bebiendo cubatas en el parque, no dices nada. No llama la atención. Y los chicos no se asustan ni cuando acaban en urgencias porque por lo general no se acuerdan de nada. Solo se preocupan cuando han estado muy mal y se lo cuenta algún amigo. Pero un chico de 13 años no piensa en su salud a largo plazo. No puede depender de ellos el beber o no”.

Babín coincide. “No podemos pedir a un menor que sea él quien se proteja del alcohol, porque no le toca; no ha madurado lo suficiente. Hay que impedir que tenga acceso a este tipo de bebidas. La cuestión, además, está regulada en todas las comunidades: legalmente, los menores no pueden adquirir alcohol ni consumirlo. Por tanto, debemos perseverar en hacer cumplir esas leyes”.

Falta implicación social

Pero esto no sucederá hasta que el conjunto de la sociedad no exija que se cumplan, coinciden los expertos consultados. “Y hace falta que los distintos sectores asuman su responsabilidad”, indica Babín. “Las instituciones deben controlar que los menores no estén bebiendo en la calle y ofrecer más alternativas de ocio. Hay que enseñar a los padres a detectar el problema y a lidiar con él… y, sobre todo, lograr un cordón sanitario en torno a la venta de alcohol a los menores. Si no pueden comprar, el problema será menor”.

“Las grandes superficies de alimentación deben exigir a sus dependientes que pidan la documentación a todos los que quieran comprar alcohol y las sanciones a las tiendas que incumplan la ley deben imponerse con contundencia”, opina el sociólogo Baigorri. Él es partidario de que se regule el botellón en todas las ciudades. “Si se sabe dónde están, la policía puede controlar que no haya menores bebiendo”, señala. “Los niños son cada vez más escasos en esta sociedad. Deberíamos tener un cuidado exquisito con ellos”.

Fuente: Noticias “Diario El País”

Link: http://politica.elpais.com/politica/2016/11/18/actualidad/1479478651_199453.html  

NIÑOS SOLDADOS, MÁS ALLÁ DE LAS ATROCIDADES

Publicado por admin | en Noticias | el 28-11-2016

0

En el Día Universal del Niño, recordamos que aún quedan 300.000 menores reclutados en ejércitos y guerrillas de todo el mundo

A veces, la forma en que un niño entra en un grupo armado no difiere mucho de cómo un joven entra en una pandilla. Basta una mezcla de varios ingredientes, como la falta de atención en la familia. Entonces, la integración en un grupo compensa la necesidad de pertenencia a un grupo humano cercano. Y, claro está, es necesario que la proliferación y aceptación de este tipo de grupos sea algo normal en la sociedad en que vive el menor.

La diferencia está en el detalle. En el caso de los niños soldado, la falta de atención suele venir por el fallecimiento de uno o ambos progenitores, la separación accidental de los miembros de una familia en el momento de huir de un ataque o el secuestro del niño. Además, los cabecillas de muchos grupos saben que deben reforzar este distanciamiento con el hogar y obligan a los niños a perpetrar ataques contra sus comunidades, incluso contra sus propias familias, para que no tengan adónde regresar.

La integración de los niños soldado en el grupo suele ser forzada, aunque también se dan casos en que los menores se alistan porque tener un arma y participar en la defensa de unas determinadas creencias les hace sentirse importantes. En cualquier caso, se mantienen en el grupo principalmente por miedo: el miedo a ser asesinados o mutilados si escapan.

Resulta difícil imaginar que un niño pueda ver normal entrar en un grupo violento, pero en el mundo hay 300.000 niñas y niños implicados en conflictos armados, que viven en países en guerra con pocas oportunidades laborales y ven en el hecho de ser soldados una posibilidad de subsistencia a su alcance.

La realidad de los niños soldado es muy dura. El personal sanitario de World Vision ha atendido heridas físicas que van desde llagas en los hombros por cargar durante muchos días y kilómetros pesadas armas y municiones, hasta heridas de bala o amputaciones de miembros. Pero nuestros compañeros nos cuentan que lo más difícil es curar las heridas psicológicas de estos niños que, previo adiestramiento, se han visto forzados a cometer atrocidades y que incluso por la presión y entorno en que han vivido han llegado a jactarse de ello.

Recuperarse de todo ello es difícil, y aún hay que sumarle la dificultad para reinsertarse en la sociedad. Tras muchos meses e incluso años dedicados a luchar en lugar de ir a la escuela o aprender un oficio, sus habilidades para trabajar fuera del ejército son prácticamente inexistentes. Además, se han labrado en sus comunidades de origen una fama de violentos e incluso de enemigos. Y, por si fuera poco, siempre queda la tentación de volver a la guerra, inculcada tras mucho tiempo de no conocer otra cosa que el grupo armado y la ley de la selva.

En la parte oriental de la República Democrática del Congo (RDC), los rebeldes siguen reclutando niños para una guerra continua que les enfrenta al ejército regular del país. En los 15 años de violencia, se estima que han muerto 5 millones de personas y más de 1,7 millones han huido de la zona.

Nuestra experiencia en Sierra Leona, Uganda, la República Democrática del Congo, Birmania y otros lugares nos ha demostrado que el proceso de reintegración de un niño soldado es complejo y prolongado, pero que se puede lograr.

Desde World Vision trabajamos con ellos con atención médica y psicológica, para superar los traumas y ayudarles en el proceso de reconciliación con su comunidad, También damos apoyo a las familias para reforzar el entorno protector del menor. Y trabajamos con las comunidades, no solo para que acepten de nuevo a estos niños, sino también para mejorar su situación de falta de alimentos, de empleo y seguridad, pues sin un mínimo de estabilidad es imposible que los niños y sus familias puedan recuperar la normalidad.

Además de todo esto, World Vision y las organizaciones con las que nos asociamos también ayudamos a los niños ex soldados a obtener sus documentos de reintegración para que puedan volver a una vida normal libremente, incluyendo la obtención de los documentos de desmovilización, que impiden ser perseguidos y juzgados por parte del gobierno.

Entre 2011 y 2014, 91 niños soldados y 110 trabajadores sexuales fueron totalmente rehabilitados con éxito. Todos ellos recibieron formación profesional y educativa, además de apoyo psicosocial.

Desafortunadamente, en el mundo, más de 50 grupos armados siguen utilizando a niños y niñas en sus actividades. Además de República Democrática del Congo, Afganistán, Myanmar, República Centroafricana, Sudán del Sur, Somalia y Yemen son algunos de los países con mayor prevalencia.

Necesitamos más recursos para poder seguir atendiendo y rehabilitando a estos 300.000 menores que ya son soldados, y también para continuar las iniciativas de prohibición y persecución del uso de menores en la lucha armada.

Queda mucho por hacer, pero quizá, entendiendo bien los motivos por los que estos niños se alistan como soldados (o son forzados a hacerlo) y dándonos cuenta de que no es un fenómeno aislado y de las consecuencias de por vida que esta experiencia tiene para los más vulnerables, los niños, consigamos sumar más personas a nuestra causa y conseguir acabar con esta vergüenza para la humanidad.

Fuente: Noticias “Diario El País”

Link: http://elpais.com/elpais/2016/11/20/planeta_futuro/1479635001_678401.html

LA INCLUSIÓN SOCIAL Y LA INFANCIA

Publicado por admin | en Noticias | el 14-11-2016

0

Pobreza, desnutrición, anemia, educación inicial

La primera infancia es fundamental cuando hablamos de inclusión social. En el marco de la V Semana de la Inclusión Social, organizada por el MIDIS del 17 al 21 de octubre, presentamos un informe sobre la situación de los niños en el país y las brechas que existen en el desarrollo de la primera infancia, en temas claves como pobreza, desnutrición, anemia y educación inicial.

Pobreza:

En nuestro país, la pobreza se concentra con más fuerza entre los niños. Y entre los pobres, los niños son los más vulnerables. De acuerdo a datos del año 2014 del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI), mientras la pobreza global del país era 23,8 por ciento, la pobreza entre los niños menores de cinco años era 35,5 por ciento. Para el año 2015, la pobreza global a nivel nacional bajó a 21,8 por ciento.

La pobreza rural es tres veces mayor que la urbana: 45,2 por ciento de la población rural viven en situación de pobreza, mientras a nivel urbano es 14,5 por ciento. En el caso de la pobreza extrema, a nivel rural es catorce veces mayor que en las zonas urbanas: 13,9 por ciento contra 1 por ciento.

Desnutrición:

Más de 380 mil de niños menores de cinco años sufren de desnutrición crónica, lo que compromete seriamente su futuro. En el primer semestre de 2016, la desnutrición crónica infantil bajó solamente 0,9 puntos porcentuales, con lo que, a nivel nacional, el 13,5 por ciento de los niños menores de cinco años tiene desnutrición.

En los cinco años del gobierno de Humala, la desnutrición crónica infantil bajó de 19,5 a 13,5 por ciento, un promedio de solamente poco más de un punto porcentual al año y que la deja lejos de la meta planteada de 10 por ciento para el año 2016.

Entre 2011 y 2016 la desnutrición infantil a nivel urbano bajó solamente dos puntos, de 10,1 a 8,1 por ciento, mientras en las zonas rurales esta reducción fue de diez puntos, al pasar de 37 a 27,2 por ciento.

Aunque en los últimos años la desnutrición crónica infantil ha tenido un mayor descenso en las zonas rurales que en las urbanas, la brecha entre ambas aún es grande. En las zonas rurales uno de cada tres niños padece de desnutrición crónica, mientras en las zonas urbanas ésta afecta a uno de cada diez niños.

El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski ha señalado como meta para el año 2021 reducir la desnutrición crónica infantil a nivel nacional a 6,4 por ciento.

Anemia:

De acuerdo a la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar – ENDES 2016 para el primer semestre de este año, a nivel nacional cerca de la mitad de los niños menores de tres años, el 43,5 por ciento, sufre de anemia.

Entre los niños menores de cinco años, uno de cada tres, el 32,6 por ciento, padece de este grave problema. Esto de acuerdo a la ENDES 2015, los últimos datos oficiales disponibles para los niños de esta edad.

La anemia infantil se ha incrementado en los últimos años. Entre el año 2011 y el primer semestre de 2016, la anemia entre los niños menores de tres años se elevó de 41,6 a 43,5 por ciento. Y entre los niños menores de cinco años, en el periodo 2011 – 2015, la anemia se incrementó del 30,7 al 32,6 por ciento.

Los promedios nacionales de anemia infantil, siendo altos, ocultan realidades bastante más graves en distintas zonas del país. En una región como Puno, por ejemplo, tres de cada cuatro niños menores de tres años, el 76 por ciento, sufren de anemia. En el sector rural, más de la mitad de los niños de esta edad, el 52,3 por ciento, tiene anemia. A nivel urbano, la anemia infantil es 40,2 por ciento.

Educación inicial:

Existe consenso en que la educación inicial es fundamental para el futuro rendimiento educativo del niño y, por lo tanto, para su pleno desarrollo. Si bien la cobertura en educación inicial para los niños de 3 a 5 años se ha venido incrementando, siendo, según los últimos datos oficiales, de 83,2 por ciento a nivel nacional, todavía hay más de 180 mil niños de esta edad que no tienen acceso a educación inicial. Y existen serios problemas en la calidad de la educación inicial que se brinda.

En los últimos años se redujo, hasta ser eliminada, la brecha de cobertura de educación inicial que existía entre las zonas urbana y rural, en desmedro del sector rural. Actualmente la cobertura es prácticamente la misma en ambos sectores. Pero los mayores problemas de calidad de esta educación se dan en las zonas rurales y en las urbanas de mayor pobreza.

El reto en educación inicial no es únicamente ampliar la cobertura, sino también mejorar su calidad. El déficit de calidad en la educación inicial que reciben los niños, y las brechas que existen, se refleja en que, de acuerdo a un estudio del Ministerio de Educación, realizado en escuelas públicas y privadas, que fue presentado en noviembre de 2015, uno de cada tres niños que asiste a educación inicial no alcanza el nivel esperado de desarrollo infantil temprano.

Contar con una educación inicial de calidad no solamente requiere ampliar y mejorar la infraestructura educativa, sino también incorporar al sistema educativo maestros formados para el nivel inicial. Hacen falta unos 20 mil maestros debidamente formados para enseñar en educación inicial. Es fundamental fortalecer la educación inicial intercultural bilingüe, para que los niños la reciban en su lengua materna y con respeto a su cultura.

De otro lado, hay un gran déficit en la atención y cuidado de los niños menores de tres años. Solamente el 5 por ciento de los niños de esta edad son atendidos por el Ministerio de Educación, y otro 5 por ciento a través de los programas del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. El otro 90 por ciento no es atendido por el Estado. Se debe apoyar a las familias para un buen cuidado y desarrollo integral de los niños de esa edad.

Los niños que no acceden a educación inicial, o reciben una educación de mala calidad, y aquellos que no logran un adecuado desarrollo infantil temprano, están en desventaja frente a otros niños.

El actual gobierno ha señalado como meta ampliar la cobertura de educación inicial para los niños de 3 a 5 años a un 95 por ciento a nivel nacional para el año 2021.

Fuente: Blog de Noticias “Inversión en la Infancia”

Link: http://inversionenlainfancia.net/blog/entrada/noticia/3417

UN MES DESPUÉS DEL PASO DEL HURACÁN MATTHEW, TODAVÍA HAY 600.000 NIÑOS QUE NECESITAN AYUDA

Publicado por admin | en Noticias | el 14-11-2016

0

UNICEF redobla los esfuerzos en los servicios de agua, saneamiento, salud, educación y protección

Un mes después de que el Huracán Matthew azotara Haití, cerca de 600.000 niños viven acechados por las enfermedades, el hambre y la desnutrición, y necesitan ayuda humanitaria, informa hoy UNICEF.

“Un mes después del huracán, la vida de más de medio millón de niños en Haití sigue estando lejos de volver a la normalidad”, explica Marc Vincent, representante de UNICEF en Haití. “Demasiados niños siguen sin hogar, pasan hambre, están fuera de la escuela y en peligro. Estamos reforzando nuestra respuesta de emergencia y ayudando a tantos niños como podemos, todo lo rápido que podemos.”

Haciendo una valoración de la situación de los niños desde que la tormenta de Categoría 4 arrasara edificios y destruyera el sustento de miles de personas, UNICEF explica que en un mes ha habido al menos 1.000 casos sospechosos de cólera entre los niños. De los 219 centros de atención en el país, 18 han sufrido daños en el Departamento de Grand Anse en el sur, la zona más afectada por el huracán. Esto está complicando aún más los esfuerzos para contener la propagación de la enfermedad

La destrucción total de cultivos y la pérdida de las reservas alimentarias y del ganado en algunas de las zonas más afectadas han dejado a más de 800.000 personas en necesidad de asistencia humanitaria inmediata y a más de 112.000 niños en riesgo de desnutrición aguda.

Unos 50.000 niños se han quedado sin hogar y viven en albergues temporales. Se calcula que otros 3.500 niños que están viviendo en centros de atención necesitan ayuda para acceder a servicios de nutrición, agua y saneamiento.

Hasta un 80% de los hospitales y centros de salud en Grand Anse se han quedado sin techo. Además, otros siete centros de salud en Grand Anse, cuatro en el Sur y tres en Nippes se han quedado fuera de servicio.

Más de 700 escuelas están afectadas y cerca de 86 escuelas están siendo usadas como albergues temporales, lo que está causando la interrupción en las actividades escolares para al menos 150.000 niños.

UNICEF está trabajando con aliados nacionales y otras organizaciones para proporcionar asistencia básica a los niños más vulnerables. Hasta ahora, las acciones conjuntas incluyen:

• Suministro diario de agua potable para 100.000 personas;

• Apoyo a una campaña de vacunación contra el cólera que comenzará la semana que viene para vacunar a 900.000 personas;

•  Suministro de kits de prevención contra el cólera que incluyen tabletas purificadoras, jabón y sales de rehidratación oral. Hemos distribuido entre 100 y 200 kits cada día;

• Entrega de un paquete integral de servicios para prevenir y tratar la desnutrición entre niños menores de cinco años, así como a mujeres embarazadas y lactantes que viven en zonas afectadas por el huracán;

• Reabastecimiento de vacunas y restauración de la cadena de frío para que puedan reanudarse las campañas de vacunación en los centros de salud que siguen operativos y en clínicas móviles;

• Distribución de suministros médicos de emergencia para 18 centros de salud;

•  Establecimiento de espacios amigos de la infancia móviles donde los niños más vulnerables y las familias reciben apoyo psicosocial, y formación a 60 personas para atenderlos;

• Reparación de 130 escuelas y distribución de escuelas en una maleta y kits para el desarrollo de la primera infancia, para que los niños puedan reanudar las actividades de aprendizaje lo antes posible.

UNICEF necesita más de 23 millones de dólares para poder responder hasta fin de año a las necesidades humanitarias de los niños afectados por el huracán, incluyendo las acciones para frenar el cólera.

Fuente: Noticias UNICEF

Link: https://www.unicef.org/spanish/media/media_93040.html

300 MILLONES DE NIÑOS RESPIRAN AIRE TÓXICO DEBIDO A LA CONTAMINACIÓN, SEGÚN UN INFORME DE UNICEF

Publicado por admin | en Noticias | el 14-11-2016

0

El Fondo de la ONU para la infancia pide medidas urgentes en la próxima COP 22

Casi uno de cada siete de los niños del mundo, un total de 300 millones, vive en una zona donde los niveles de toxicidad del aire en el exterior debido a la contaminación son seis veces superiores a lo que establecen las directrices internacionales, según revela un nuevo informe de UNICEF.

Limpiar el aire para los niños utiliza imágenes de satélite para mostrar por primera vez cuántos niños están expuestos a un nivel de contaminación exterior que supera las directrices internacionales establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y en qué lugares del planeta viven estos niños.

Los resultados se presentan una semana antes de la 22ª Conferencia de las partes, que se celebrará en Marrakech, Marruecos, y en la que UNICEF pedirá a los dirigentes mundiales que tomen medidas urgentes para reducir la contaminación atmosférica en sus países.

“La contaminación atmosférica es un factor importante en la muerte cada año de unos 600.000 niños menores de cinco años, y cada día amenaza las vidas y el futuro de millones más”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Los contaminantes no sólo dañan los pulmones en desarrollo de los niños, sino que también pueden realmente cruzar la barrera hematoencefálica y dañar permanentemente sus cerebros en desarrollo, y por tanto su futuro. Ninguna sociedad puede pasar por alto la contaminación atmosférica”.

Las imágenes de satélite confirman que aproximadamente 2.000 millones de niños viven en zonas donde la contaminación atmosférica causada por factores tales como las emisiones de vehículos, el uso intensivo de combustibles fósiles, el polvo y la quema de residuos, supera las pautas de calidad del aire establecidas por la Organización Mundial de la Salud. En Asia meridional se encuentra el mayor número de niños que viven en estas zonas, 620 millones; África es la siguiente región, con 520 millones de niños. En la región de Asia oriental y el Pacífico hay 450 millones de niños que viven en zonas donde se superan los límites de la OMS.

El estudio analiza también la pesada carga que supone la contaminación en los recintos cerrados, causada generalmente por el uso de combustibles como el carbón y la madera para cocinar y calentarse, que afecta principalmente a los niños de zonas rurales con bajos ingresos.

En conjunto, la contaminación atmosférica en el interior y el exterior está directamente relacionada con la neumonía y otras enfermedades respiratorias responsables de casi una de cada 10 muertes de niños menores de cinco años, lo que hace que la contaminación sea uno de los principales peligros para la salud de los niños.

Los niños son más susceptibles que los adultos a la contaminación atmosférica interior y exterior, ya que sus pulmones, sus cerebros y sus sistemas inmunitarios están aún en desarrollo y sus vías respiratorias son más permeables. Los niños también respiran más rápido que los adultos, e inhalan más aire en relación con su peso corporal. Los más desfavorecidos, cuya salud tiende a ser peor y además su acceso a los servicios de salud suele ser inadecuado, son los más vulnerables a las enfermedades causadas por la contaminación atmosférica.

UNICEF pide a los líderes mundiales asistentes a la 22ª COP que tomen cuatro medidas urgentes en sus países para proteger a los niños de la contaminación atmosférica.

  • Reducir la contaminación: Todos los países deben trabajar para cumplir con las pautas mundiales de calidad del aire de la OMS a fin de mejorar la seguridad y el bienestar de los niños. Para lograrlo, los gobiernos deberían adoptar medidas tales como reducir la quema de combustibles fósiles e invertir en la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables.
  • Aumentar el acceso de los niños a la atención de la salud: Invertir en la salud general de los niños –con medidas que abarquen las campañas de inmunización y la mejora del conocimiento, la gestión comunitaria y el aumento de las personas que procuran el tratamiento contra la neumonía (una de las principales causas de mortalidad de niños menores de cinco años)– mejorará su resistencia a la contaminación atmosférica y su capacidad para recuperarse de enfermedades y trastornos vinculados a este problema.
  • Minimizar la exposición de los niños: Las fuentes de contaminación como las fábricas no deben estar situadas en las cercanías de las escuelas y los parques infantiles. Una mejor gestión de los desechos puede reducir la cantidad de residuos que se queman dentro de las comunidades. Unos aparatos para cocinar más limpios pueden ayudar a mejorar la calidad del aire dentro de hogares. La reducción de la contaminación atmosférica mundial puede ayudar a reducir la exposición de los niños.
  • Vigilancia de la contaminación atmosférica: Se ha demostrado que una mejor vigilancia ha ayudado a los niños, los jóvenes, las familias y las comunidades a reducir su exposición a la contaminación atmosférica, a estar más informados acerca de sus causas, y a promover cambios que hagan que el aire que se respira sea más seguro.

“Protegemos a nuestros niños cuando protegemos la calidad de nuestro aire. Ambos son fundamentales para nuestro futuro”, dijo Lake.

UNICEF trabaja en favor de reducir los niveles de contaminación atmosférica, al mismo tiempo que actúa también sobre el terreno para proteger a los niños de sus efectos. Por ejemplo, la organización dedicada a la infancia apoya el desarrollo, la distribución y el uso de limpiadores de aparatos para cocinar en Bangladesh, Zimbabwe y otros países, y trabaja por medio de algunos de sus programas en los países para reducir el impacto de la contaminación atmosférica sobre la salud de los niños. También apoya programas para aumentar el acceso de los niños a la atención médica de calidad y para vacunarlos contra enfermedades como la neumonía.

Para descargar el informe, hacer click en el siguiente enlace: limpiar-el-aire-para-los-ninos-unicef

Fuente: Noticias UNICEF

Link: https://www.unicef.org/spanish/media/media_92979.html

El reto de terminar con la violencia que afecta a la infancia

Publicado por admin | en Noticias | el 04-11-2016

0

En el Perú siete de cada diez niños sufren algún tipo de violencia

La violencia como método de educación y corrección de los niños es profundamente dañina para el desarrollo del niño, pero es algo que está muy arraigado en el Perú, por lo que hay que desarrollar políticas públicas para cambiar esta realidad. El trabajo en la prevención de la violencia contra la infancia es fundamental. Estas fueron algunas de las conclusiones de la mesa de diálogo que trató este tema en el 4to Encuentro Nacional por la Primera Infancia.

En esta mesa participaron la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marisol Pérez Tello; la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Romero-Lozada; el congresista Jorge del Castillo (Apra), miembro de la Plataforma Multipartidaria por la Infancia; Patricia Ames, investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP); Marlene Arroyo, del Grupo Multidisciplinario contra la Violencia; y Daniela Meza, representante de los niños, niñas y adolescentes de la iniciativa Vota por la Niñez. La mesa fue moderada por el ex Defensor del Pueblo, Eduardo Vega.

La ministra Ana María Romero-Lozada dio los datos sobre los altos niveles de violencia contra la infancia (ver nota: “¿Cómo están los niños en el Perú?”). “La violencia contra los niños está tan arraigada que muchas veces es considerada normal, es vista como un método para educar a los niños y eso es lo peor que puede pasar. Esta violencia está motivada por factores estructurales y coyunturales, no culturales. Se piensa que en la casa los niños están seguros, pero los principales perpetradores de violencia contra los niños son quienes conviven con ellos. Las madres son las perpetradoras más frecuentes de esta violencia”, señaló.

La titular de la Mujer y Poblaciones Vulnerables calificó como “gravísima” la situación de violencia contra la infancia y dijo que como parte de la tarea para prevenir esta violencia su sector está desarrollando la campaña pública “sin pegar ni humillar, es hora de cambiar”, con la cual, indicó, se espera “sensibilizar a la población en contra de esta violencia”.

Ley contra la violencia que afecta a los niños

Marisol Pérez Tello, ministra de Justicia y Derechos Humanos, destacó la promulgación, en diciembre de 2015, de la ley que prohíbe el castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes. Hasta la aprobación de esta ley, este tipo de castigo contra la infancia estaba permitido en el Código Civil, como un derecho de los padres bajo la figura del ‘castigo moderado’, una puerta abierta a la violencia contra la infancia.

“La promulgación de esta ley ha sido un paso adelante, pero ahora el reto es aplicar la ley. El reto empieza hoy, después de la norma. El reto es muy grande. Esta norma será retórica si no se completa con una serie de políticas públicas. Hay que hacer un esfuerzo consistente para explicarles a los jueces que ya no existe el llamado ‘castigo moderado’, a los maestros y a los padres para que eduquen con amor, sin violencia, que es la mejor forma de educar. Con esta ley que prohíbe todo tipo de violencia contra la infancia hemos dado un pequeño paso adelante, ahora tenemos que dar el paso grande de promulgar un nuevo Código de los Niños, Niñas y Adolescentes”, opinó la ministra de Justicia.

“Violencia es alarmante”

“Las cifras de violencia contra la infancia en el Perú son alarmantes”, señaló la antropóloga Patricia Ames, investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), quien ha realizado varios estudios sobre el tema. “En el país, siete de cada diez niños están sufriendo violencia”, reveló.

“Hay que parar de ver la violencia contra los niños como algo natural. Hay que ofrecer estrategias diferentes al castigo físico para la educación de los niños. Los niños que sufren de violencia tienen más tendencia a tener un comportamiento antisocial. El castigo violento está asociado a un menor desarrollo cognitivo del niño. La violencia construye un círculo perverso: los niños víctimas de violencia son más propensos a ser violentos cuando sean adultos”, opinó la investigadora Patricia Ames.

En representación de los niños, niñas y adolescentes, participó en esta mesa sobre violencia contra la infancia la adolescente Daniela Meza, de la iniciativa Vota por la Niñez. “¿Por qué hay tanta violencia? Creo que es porque mucha gente ha sido víctima de violencia en su infancia y repiten esa violencia. Los derechos de los niños se están vulnerando. No queremos que más niños sigan sufriendo de violencia. Lo que necesitamos es cariño, amor, de parte de nuestros padres”, dijo Daniela Meza.

Plataforma Multipartidaria por la Infancia

El congresista Jorge del Castillo destacó la creación en este nuevo Congreso de la Plataforma Multipartidaria por la Infancia, impulsada por el Grupo Impulsor Inversión Infancia, del cual forma parte y que integran parlamentarios de todas las bancadas. “Nuestra labor es colocar en el mapa político del país este tema de la violencia que afecta a la infancia, y todos los temas relacionados con el desarrollo de la infancia”, señaló el parlamentario.

Del Castillo puso énfasis en que cuando se debaten los temas de las políticas públicas para la infancia “es fundamental que esté presente el ministro de Economía, que es el que corta el jamón, de quien depende el presupuesto que se asigna”.

De la misma opinión fue Marlene Arroyo, del Grupo Multidisciplinario contra la Violencia, quien afirmó que “es importante que el Ministerio de Economía participe de estos procesos, porque sin presupuesto no se puede hacer nada”.

Marlene Arroyo destacó que la ley que prohíbe el castigo físico y humillante contra los niños “no se queda en esa prohibición, sino que también promueve el buen trato; tenemos que difundir el contenido de esta ley”. “Sumemos esfuerzos –agregó- con una estrategia comunicacional potente que ayude al cambio de paradigmas, de modelo de educación, para desterrar la violencia. Hay que trabajar con las familias el tema de la prevención de la violencia contra la infancia”.

Fuente: Blog de Noticias “Inversión en la Infancia” (Link: http://inversionenlainfancia.net/blog/entrada/noticia/3401)

UNICEF comparece en la Comisión de Infancia y Adolescencia en el Congreso

Publicado por admin | en Noticias | el 04-11-2016

0

Buscamos un compromiso político y social por los niños y con los niños.

“La infancia es un bien social y por tanto un asunto de todos. Buscamos un compromiso político y social por los niños y con los niños” ha dicho Maite Pacheco, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español, durante su comparecencia en la Comisión de Derechos de Infancia y Adolescencia, que ha tenido lugar esta mañana en el Congreso de los Diputados.

Pacheco ha invitado a los presentes a repensar el papel que se otorga a los niños y, en consecuencia, al modelo de país a forjar. En un país en el que 1 de cada 3 niños viven en riesgo de pobreza o exclusión social (el 34,4%), con un alto porcentaje de abandono escolar (20%), es necesario romper el círculo de la pobreza y la exclusión social, así como la relación inversa entre el nivel de estudios y la transmisión generacional de la pobreza.

“Creemos en una infancia que no debe ser mera benefactora de ayudas que cubran sus necesidades, sino que ejerza sus derechos plenamente, incluidos los que suponen el pleno ejercicio de su ciudadanía y la participación en todos los ámbitos que a su vida se refieren”, añadió Pacheco.

Para UNICEF Comité Español el bienestar de la infancia es una tarea de todos, más allá del esfuerzo de las propias familias, y que requiere la promoción y puesta en marcha de políticas públicas que promuevan la igualdad de oportunidades y la equidad. Especialmente en un momento en el que la Agenda 2030 ofrece una gran oportunidad para ello.

Más igualdad de oportunidades para los niños significa menos inequidad y más progreso

En 2015 el presupuesto de la Cooperación Española (CE) alcanzó un 0,13% de la Renta Nacional Bruta (RNB), mientras la media de inversión de los países europeos era del 0,42%. Resulta fundamental que todos los países, incluido España concentre sus esfuerzos en la situación de los niños más vulnerables dentro y fuera de sus fronteras. Más igualdad de oportunidades para la infancia de hoy significa menos inequidad y más progreso para todo el mundo el día de mañana.

“Desde UNICEF Comité Español creemos que en esta nueva legislatura, gobierne quien gobierne, España tiene ante sí una oportunidad única: ser un país amigo de la infancia que apueste por un modelo de país en el que la protección de la infancia y su bienestar sea un ámbito prioritario de las políticas y los presupuestos públicos a corto, medio y largo plazo. Contad con nosotros para hacerlo posible”, ha dicho Pacheco.

Sin un proyecto definido y una acción clara en los ámbitos relacionados con la infancia, como la pobreza infantil, la educación, la protección de los niños, especialmente los más vulnerables, entre los que se encuentran los niños migrantes y refugiados, será imposible alcanzar el objetivo hacia el que pretenden encaminarse los países de todo el mundo en el siglo XXI: la sostenibilidad social, económica y ambiental.

Desde UNICEF pedimos un compromiso político y social, blindado y duradero, a través de un Pacto de Estado, que proteja el bien social de la infancia de los vaivenes políticos y económicos.

Fuente: Noticias UNICEF (Link: https://www.unicef.es/noticias/unicef-primera-comparecencia-comision-infancia)

Huracán Matthew en Haití: ¿por qué el cólera es la principal amenaza para los niños ahora?

Publicado por admin | en Noticias | el 04-11-2016

0

Las inundaciones y destrucción provocadas tras la catástrofe son el caldo de cultivo perfecto para la propagación del cólera.

Mientras continúa la evaluación de los estragos causados por el huracán Matthew en Haití, una amenaza preocupa ahora por encima de todo: el cólera. Esta enfermedad que se transmite por consumir agua o alimentos contaminados puede acabar con la vida de un niño en muy poco tiempo.

Las inundaciones y destrucción provocadas tras la catástrofe son el caldo de cultivo perfecto para la propagación del cólera y otras enfermedades relacionadas con el agua. Además, la próxima estación de lluvias podría complicarlo todo.

Haití tiene uno de los niveles de cólera más altos del mundo. Casi 10.000 personas han muerto a causa de esta enfermedad desde el año 2010. Además, solo este año, se han registrado 27.000 casos de los que se calcula que 1 de cada 3 son niños.

Huracán Matthew en Haití: la lucha contra el cólera es una prioridad para UNICEF

El débil acceso de la población a sistemas de agua y saneamiento adecuados dificulta la lucha contra esta enfermedad. Solo 1 de cada 3 personas en Haití tienen letrinas adecuadas a su disposición, una cifra que empeora en las zonas rurales. Además, la defecación al aire libre es una práctica habitual.

Desde que se inició el brote de cólera en 2010, en UNICEF estamos trabajando sin descanso para reducir las enfermedades transmitidas por el agua. Ahora, tras el paso del huracán Matthew, hemos intensificado nuestra respuesta para evitar su propagación. Estas son algunas de nuestras acciones en las últimas semanas:

Hemos instalado una planta de tratamiento de agua en Jeremie que está proporcionando 100.000 litros de agua al día para 12.500 personas.

Hemos enviado de 1 millón de sobres con sales de rehidratación oral, 600.000 packs de pastillas potabilizadoras y kits contra la diarrea.

Estamos apoyando una campaña de vacunación contra el cólera a través de la distribución de 1 millón de dosis de vacunas que protegerán a unas 500.000 personas.

Huracán Matthew en Haití: necesitamos tu ayuda

Algunos informes apuntan que, desde el paso del huracán Matthew, ya se han producido nuevas muertes por cólera. De confirmarse estos datos, estaríamos ante una señal muy alarmante. Por eso, en UNICEF hemos intensificado nuestros esfuerzos en agua y saneamiento para evitar que se produzca una nueva catástrofe.

Las pastillas potabilizadoras de agua, el tratamiento de fuentes y el establecimiento de letrinas en los refugios temporales son componentes clave de nuestra respuesta en estos momentos. Pero también vamos a trabajar para garantizar la asistencia sanitaria y el tratamiento de los niños con desnutrición.

Fuente: Noticias UNICEF (Link: https://www.unicef.es/noticias/huracan-matthew-colera-principal-amenaza-ninos)

¿CÓMO ESTÁN LOS NIÑOS DEL PERÚ?

Publicado por admin | en Noticias | el 19-10-2016

0

Anemia, desnutrición, educación inicial, violencia

Que todos los niños puedan desarrollar plenamente todas sus capacidades y tener las mismas oportunidades es un derecho fundamental que el Estado tiene la obligación de asegurar. Presentamos un informe sobre cuál es la situación de los niños peruanos en aspectos fundamentales para su buen desarrollo, como anemia, desnutrición, educación y la violencia que los afecta.

Anemia y desnutrición

En el Perú hay alrededor de 3 millones de niños menores de cinco años, de los cuales cerca de un millón tienen anemia y más de 380 mil sufren desnutrición crónica, problemas que afectan seriamente el desarrollo pleno de sus potencialidades y los ponen, para su presente y su futuro, en inferioridad de condiciones frente a otros niños.

De acuerdo a la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar – ENDES 2016 para el primer semestre de este año, a nivel nacional cerca de la mitad de los niños menores de tres años, el 43,5 por ciento, sufre de anemia.

Entre los niños menores de cinco años, uno de cada tres, el 32,6 por ciento, padece de este grave problema. Esto de acuerdo a la ENDES 2015, los últimos datos oficiales disponibles para los niños de esta edad.

La anemia infantil se ha incrementado en los últimos años. Entre el año 2011 y el primer semestre de 2016, la anemia entre los niños menores de tres años se elevó de 41,6 a 43,5 por ciento. Y entre los niños menores de cinco años, en el periodo 2011 – 2015, la anemia se incrementó del 30,7 al 32,6 por ciento.

Los promedios nacionales de anemia infantil, siendo altos, ocultan realidades bastante más graves en distintas zonas del país. En una región como Puno, por ejemplo, tres de cada cuatro niños menores de tres años, el 76 por ciento, sufren de anemia. En el sector rural, más de la mitad de los niños de esta edad, el 52,3 por ciento, tiene anemia. A nivel urbano, la anemia infantil es 40,2 por ciento.

A diferencia de lo ocurrido con la anemia, la desnutrición crónica infantil sí ha disminuido en los últimos años, aunque a un nivel menor de lo esperado. De acuerdo a los datos de la ENDES para el primer semestre de 2016, el 13,5 por ciento de los niños menores de cinco años tiene desnutrición crónica. Esto significa que no se ha cumplido la meta del gobierno anterior de bajar la desnutrición infantil a 10 por ciento para el año 2016. En 2011, el nivel de desnutrición infantil era 19,5 por ciento.

Aunque en el caso de la desnutrición crónica infantil, en los últimos cinco años disminuyó la brecha entre los sectores urbano y rural, ésta sigue siendo grande. La desnutrición infantil rural es tres veces mayor que la urbana: 27,2 por ciento en las zonas rurales y 8,1 por ciento a nivel urbano.

La región del país con un mayor nivel de desnutrición crónica infantil es Huancavelica, con 34 por ciento de los niños menores de cinco años afectados por este grave problema que limita su adecuado desarrollo.

Educación inicial

Existe consenso en que la educación inicial es fundamental para el futuro rendimiento educativo del niño y, por lo tanto, para su pleno desarrollo. Si bien la cobertura en educación inicial para los niños de 3 a 5 años se ha venido incrementando, siendo, según los últimos datos oficiales, de 83,2 por ciento a nivel nacional, todavía hay más de 180 mil niños de esta edad que no tienen acceso a educación inicial. Y existen serios problemas en la calidad de la educación inicial que se brinda.

El actual gobierno ha señalado como meta ampliar la cobertura de educación inicial para los niños de 3 a 5 años a un 95 por ciento a nivel nacional para el año 2021. El reto en educación inicial no es únicamente ampliar la cobertura, sino también mejorar su calidad. El déficit de calidad en la educación inicial que reciben los niños, y las brechas que existen, se refleja en que, de acuerdo a un estudio del Ministerio de Educación, realizado en escuelas públicas y privadas, que fue presentado en noviembre de 2015, uno de cada tres niños que asiste a educación inicial no alcanza el nivel esperado de desarrollo infantil temprano.

Contar con una educación inicial de calidad no solamente requiere ampliar y mejorar la infraestructura educativa, sino también incorporar al sistema educativo maestros formados para el nivel inicial. Hacen falta unos 20 mil maestros debidamente formados para enseñar en educación inicial. Es fundamental fortalecer la educación inicial intercultural bilingüe, para que los niños la reciban en su lengua materna y con respeto a su cultura.

De otro lado, hay un gran déficit en la atención y cuidado de los niños menores de tres años. Solamente el 5 por ciento de los niños de esta edad son atendidos por el Ministerio de Educación, y otro 5 por ciento a través de los programas del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. El otro 90 por ciento no es atendido por el Estado. Se debe apoyar a las familias para un buen cuidado y desarrollo integral de los niños de esa edad.

En julio de este año, al final de su gestión, el gobierno anterior aprobó la estrategia nacional de desarrollo infantil temprano para el cuidado de los niños desde su nacimiento, que comprende aspectos relacionados a la salud, nutrición, aprendizaje, educación, apoyo familiar, protección y bienestar de los niños.

Los niños que no acceden a educación inicial, o reciben una educación de mala calidad, y aquellos que no logran un adecuado desarrollo infantil temprano, están en desventaja frente a otros niños.

Violencia

La violencia contra la infancia se oculta, muchas veces, en hábitos de crianza permisivos con esta violencia. Según la ENDES 2015, un tercio de la población reconoce utilizar la violencia física para castigar a los niños.

De otro lado, una encuesta realzada por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), publicada en julio de este año, revela que más del 70 por ciento de los niños ha sufrido alguna vez violencia física o psicológica por parte de las personas con las que vive.

Diferentes estudios coinciden en que la mayor violencia contra los niños se da en el hogar. La escuela es el segundo espacio de violencia contra la infancia.

Según datos de los Centros de Emergencia Mujer del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, la mayor parte de las víctimas de la violencia física contra la infancia son los niños menores de cinco años, mientras que los niños de seis a once años representan el mayor número de casos de violencia psicológica.

De acuerdo a esta información, el 94 por ciento de los niños víctimas de violencia psicológica fueron maltratados por sus padres, mientras el 89 por ciento de quienes sufrieron violencia física también fueron víctimas de sus padres. Y más de la mitad, el 56 por ciento, de los niños y niñas menores de cinco años víctimas de violencia sexual fueron agredidos por un familiar.

En diciembre de 2015 se promulgó una ley que prohíbe expresamente el castigo físico y humillante contra los niños, niñas y adolescentes. Es necesario visibilizar este grave problema y enfrentarlo con decisión, desde la prevención, la sanción a los culpables y el tratamiento a los niños víctimas de violencia.

Fuente: Noticias “Inversión en la Infancia” (Link: http://inversionenlainfancia.net/blog/entrada/noticia/3398)